Propiedad Intelectual


Valor de la Tecnología

Entendida como un producto intangible del intelecto, la Propiedad Intelectual (PI) protege el derecho del autor, inventor y obtentor y su derecho a transferirlo o cederlo por cualquier medio lícito. La Propiedad Intelectual (PI) es, en última instancia, un intercambio que necesita de un adecuado equilibrio entre la sociedad y el titular de ese intangible para un mutuo beneficio.

Uno de los objetivos de Monsanto es compartir su conocimiento y tecnología para mejorar la agricultura, el medio ambiente, y los cultivos a fin de colaborar con el progreso de los productores. En pocas palabras, compartir valor.

Para poder hacerlo, Monsanto invierte en Investigación y Desarrollo, para encontrar y hacer llegar al mercado tecnologías innovadoras en semillas, biotecnología y herbicidas.

Las futuras tecnologías que desarrolla la compañía en sus productos, contribuyen no sólo a paliar la creciente demanda de alimentos; además generan un impacto económico visible en la satisfacción de las necesidades del productor agropecuario paraguayo, potenciando un crecimiento sostenido que mejora sustancialmente la producción.

El reconocimiento de la Propiedad Intelectual en biotecnología es el único activo que recibe el obtentor una vez finalizado el desarrollo del producto, por ello la necesidad de reconocer el derecho de los innovadores, permitiendo generar y sostener un círculo virtuoso entre la sociedad, el obtentor y el productor.

El reconocimiento a la Propiedad Intelectual ha sido, históricamente, una parte integral del desarrollo económico, social y cultural del mundo, por eso decimos que es un intercambio que necesita de un adecuado equilibrio entre la sociedad y el titular de ése intangible para lograr un beneficio compartido.