Desarrollo de Productos Biotecnológicos

El desarrollo de nuevos productos se inicia partir de las actividades de investigación en el laboratorio. Allí, se identifican los genes asociados a las características que resultan de interés para responder a las necesidades del producto y del consumidor.

Una vez que se identifican los genes o rasgos candidatos, se inicia la fase de prueba de concepto. En esta etapa, las características novedosas se introducen en las plantas y se estudian en el laboratorio. En las fases de desarrollo temprano se inician las pruebas y ensayos a campo que permiten estudiar el comportamiento de las plantas transformadas.

A medida que progresa el desarrollo, se incrementa la escala y la distribución geográfica de los ensayos de campo, en función de la necesidad de generar información sobre el comportamiento del nuevo cultivo biotecnológico en diferentes ambientes.

A lo largo de este proceso, los candidatos de mayor potencial avanzan a través de las distintas etapas de desarrollo: sólo uno entre miles de candidatos dará lugar a un nuevo producto biotecnológico. Durante este proceso, muchos candidatos serán descartados. Todo el proceso que se inicia con el descubrimiento de un gen, hasta alcanzar la comercialización del producto biotecnológico desarrollo podría tomar más de una década.

Algunas de las áreas de interés para el desarrollo de productos incluyen, pero no se limita al estudio de nuevos rasgos agronómicos como el aumento de rendimiento, la tolerancia a diferentes factores de estrés ambiental, la protección frente al ataque de plagas o la tolerancia a distintos tipos de herbicidas. Las investigaciones también se orientan a obtener nuevos productos con mejoras en la calidad nutricional de grasas y proteínas que favorezcan al consumidor o la industria de alimentos, así como una mayor eficiencia y beneficios para los procesadores de alimentos, y para las plantas de producción biocombustibles.