Derechos Humanos

La Política de Derechos Humanos de Monsanto, adoptada en abril de 2006, es una manifestación importante de los valores de la compañía plasmados en el Compromiso público de Monsanto. La política es un mecanismo que nos exige responsabilidad y demuestra nuestro compromiso con los derechos humanos en la realización de nuestros negocios en todo el mundo. Monsanto se esfuerza por buscar y hacer negocios con socios que aspiren a principios éticos coherentes con esta política en la conducción de sus negocios.

Nuestra Política de Derechos Humanos se basa en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que proporciona la definición más ampliamente reconocida de derechos humanos, y en la Declaración de la Organización Internacional del Trabajo sobre los principios y derechos fundamentales del trabajo. La política de Monsanto tiene en cuenta las circunstancias únicas de la industria agrícola, incluida la producción estacional.

La Política de Derechos Humanos de Monsanto establece los nueve elementos en los que se basan las iniciativas de Monsanto en torno a los derechos humanos. Estos nueve elementos, incluidos en la Guía del empleado sobre Derechos Humanos, son:

  • Trabajo infantil
  • Trabajo forzado
  • Remuneración
  • Jornada laboral
  • Acoso y violencia
  • Discriminación
  • Seguridad
  • Libertad sindical
  • Cumplimiento de las leyes

En 2009, Monsanto se incorporó a United Nations Global Compact, la iniciativa de ciudadanía y sustentabilidad corporativa más grande del mundo. Esta iniciativa para la formulación de políticas estratégicas está dirigida a compañías que se comprometan a alinear sus operaciones y estrategias con diez principios universalmente aceptados en las áreas de derechos humanos, trabajo, medio ambiente y lucha contra la corrupción. El Compact es una plataforma para la formulación de políticas y un marco práctico para compañías comprometidas con la sustentabilidad y con prácticas comerciales responsables.