Existe un amplio consenso en la comunidad científica de que el cambio climático está ocurriendo. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático y otros respetados expertos,  coinciden en que los cambios significativos y duraderos en la temperatura, las precipitaciones, los patrones de viento y otros parámetros del clima —que ya están ocurriendo— están relacionados con una acumulación de altos niveles de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero en la atmósfera.

Estas conclusiones son a las que también Monsanto llegó hace casi una década, como parte de nuestro trabajo para ayudar a los agricultores. Derivado de ello, creamos un panel sobre el cambio climático  con 25 de  nuestros especialistas, para estudiar este fenómeno, evaluar sus posibles efectos sobre los sistemas de cultivo y diseñar estrategias para hacerles frente

Los agricultores han sido y seguirán siendo una fuerza positiva en la lucha contra el cambio climático. Y si bien se han hecho grandes progresos para reducir el impacto de la huella de carbono de la agricultura, con el fin de alimentar de forma sustentable a 9.6 mil millones de personas para el año 2050, debemos trabajar en conjunto para hacer aún más.

Monsanto tiene una estrategia para abordar los componentes del cambio climático que están relacionados con la agricultura. Esta incluye:

  • Colaborar con otros y avanzar en la adaptación y mitigación de de los efectos del cambio climático en la agricultura.
  • Mejorar nuestras operaciones para reducir nuestra huella ambiental.
  • Ayudar a liderar la industria agrícola en la lucha contra el cambio climático.

El cambio climático es uno de los mayores problemas que enfrentamos en la agricultura, así como uno de los mayores retos que enfrenta la humanidad. Es por eso que, en primer lugar, nos hemos comprometido a hacer nuestra parte dentro de nuestro propio negocio. Pero, además, nos hemos propuesto ayudar a los agricultores y a otros, y así ser una parte importante de la solución.