HR875: el sueño de Monsanto –o ¿un rumor en Internet?

Un reciente blog  titulado Monsanto ‘s Dream Bill - HR 875 ha creado algunas oleadas en la blogosfera  y más allá. Varios periódicos, e incluso una emisora de radio, se han hecho eco y Monsanto ha recibido una serie de correos electrónicos y llamadas telefónicas a raíz de esto.

El autor afirma que Monsanto está detrás del proyecto de ley HR 875 sobre seguridad de los alimentos. El artículo explica que el proyecto está patrocinado por la congresista demócrata Rosa DeLauro y afirma que su marido Stanley Greenberg "trabaja para Monsanto". A continuación describe cómo el proyecto de ley daría un poder increíble a Monsanto por la penalización de los bancos de semillas, requerimiento de 24 horas de seguimiento de los animales por GPS, eliminando los derechos de propiedad, y forzando la agricultura industrializada en los Estados Unidos.

El problema con este artículo es que la mayoría de lo que se indica en él es falso. La inexactitud más notable es la afirmación de que Monsanto está detrás de este proyecto de ley. La realidad es que Monsanto no tiene una posición sobre el proyecto de ley. En el tema de que Stanley Greenberg  trabajara para Monsanto - realizó algunos trabajos para Monsanto, hace más de diez años.En ninguna parte del HR 875 se hace mención alguna a los bancos de semillas, la pérdida de los derechos de propiedad, o del rastreo por GPS de los animales. El proyecto de ley parece ser nada más que un esfuerzo bien intencionado para mejorar las leyes de seguridad alimentaria y los procesos. Sin duda fue preparado en respuesta a la preocupación pública relacionada con recientes incidentes con la manteca de cacahuete, carne picada, espinacas, etc.

Lo que podría ser la raíz ofensiva del blog es la preocupación de que las leyes de alimentos hagan más difícil de vender y procesar la comida que se cultiva localmente. Esa es una preocupación legítima, sobre todo para las pequeñas empresas que podrían verse afectadas de manera desproporcionada por los costes fijos de la regulación, que las grandes empresas pueden repartir  a través de más ingresos.

Es incierto tanto si la HR 875 sería efectiva para mejorar la seguridad alimentaria, o si se crearía una carga excesiva para la producción local y la venta. Este es el debate que debe tener lugar en la atmósfera del blog y en Washington. Absurdas acusaciones y sin fundamento no consiguen nada para promover los objetivos de la política de mejora de la seguridad alimentaria o el apoyo a la producción local de alimentos y la venta.