Historia sobre los Biocombustibles. Alimentos y combustibles: no es una ecuación de uno u otro

Historias sobre los precios de los alimentos y la escasez en algunas partes del mundo en desarrollo han planteado la pregunta: ¿es adecuado utilizar los cultivos alimentarios para la producción de biocombustibles?

El tema es importante y adecuado. Pero la pregunta planteada de esta manera supone un conflicto entre la alimentación y la producción de biocombustibles. Esta asunción es falsa, y pasa por alto el increíble potencial de la agricultura para satisfacer la creciente demanda de alimentos, piensos y combustible.

Muchos de los que cuestionan la capacidad de la agricultura para satisfacer la creciente demanda de alimentos, los piensos y el combustible creen de forma pesimista que el rendimiento de los cultivos permanece estático. Una rápida revisión de los datos históricos del USDA (por sus siglas en inglés, Departamento de Agricultura de los EE.UU.)  demuestra que simplemente no es el caso.

Apoyado por la historia y la investigación científica de vanguardia, tenemos una visión más optimista. Como resultado del mejoramiento de plantas, la biotecnología y las inversiones de compañías como Monsanto que se han hecho durante la última década, en la actualidad los agricultores  están produciendo  mayor cantidad de alimentos por hectárea que nunca antes en la historia.

Si tomamos por ejemplo el maíz. En 1979, los rendimientos promedio de maíz fueron de 5.712 Kg por hectárea. En el año 2000 fueron de 8.599 Kg por hectárea,  y actualmente son más de 9.400 Kg por hectárea (Fuente: USDA).

Basándonos en  la ciencia y la investigación preliminar que hemos realizado aquí en Monsanto, creemos que podemos aumentar los rendimientos del maíz a 18.831 Kg por hectárea como promedio nacional en el año 2030, todo ello manteniendo los insumos necesarios para el cultivo, como agua y nitrógenoo incluso reduciendo su uso (Fuente: Monsanto).

Así como los críticos han ignorado el potencial de la agricultura para mejorar el rendimiento de grano, mientras que otros han hecho declaraciones falsas sobre la producción de biocombustibles y los precios de los alimentos cada vez mayor. Como siempre, estos argumentos defectuosos suelen comenzar con suposiciones falsas.

Recientes informes de prensa han amplificado el sentimiento anti-biocombustibles, que sostiene que la demanda de maíz y soja para la producción de biocombustibles es una de las principales - si no la principal - causa de los problemas alimentarios del mundo actual. Estos informes han pedido que se recorten o eliminen las ayudas al desarrollo de la industria de biocombustibles. Esta acción no sólo sería miope, sino que también haría más daño que beneficio tanto al precio de los alimentos como al de los combustibles - tanto en el corto como en el largo plazo.

Un análisis objetivo demuestra que el intercambio de granos para la producción de biocombustibles representa sólo una pequeña parte del aumento de precios de los alimentos. La mayor causa de este aumento de precios de los alimentos  el escalonamiento y la cada vez mayor coste del petróleo crudo - pasa prácticamente inadvertida.

Considerando que de cada dólar adicional que las familias norteamericanas están gastando en alimentos y combustibles, en promedio, 75 centavos van a los combustibles y 25 van a la alimentación. Gran parte de estos 25 centavos extra de dólar dedicados a los alimentos puede atribuirse directamente a los más de 120 dólares por barril de petróleo, ya que aumenta el costo no sólo para producir alimentos, sino también para el transporte y procesado.

Pero otros sostienen que la escasez de alimentos y los precios en otras partes del mundo están directamente vinculados a la producción de biocombustibles en los Estados Unidos, cuando en realidad, no existe prácticamente ninguna relación con los biocarburantes y la desafortunada escasez  en todo el mundo.

De nuevo consideramos que la producción de maíz para etanol en los EE.UU. ha sido fuertemente criticada, y en algunos casos señalada, como la razón de la escasez mundial de alimentos. Pero el hecho es que los EE.UU. exportó casi el 15 por ciento más de maíz en 2007 que en cualquiera de los dos años anteriores (Fuente: USDA). Y por otro lado, el arroz –el cereal más ampliamente utilizado en el mundo para alimentación - ha incrementado su precio a un ritmo comparable al del maíz y la soja, pero el arroz no se utiliza para la producción de biocombustibles (Fuente: USDA).

La causa es que  la demanda de arroz, otros productos alimenticios y los piensos está aumentando en particular en países como China y la India.

En realidad, la eliminación de los biocarburantes podría terminar costándole al consumidor medio más caro, tanto en las gasolineras como en los supermercados. A corto plazo, se estima que la eliminación del etanol de las gasolineras se traduciría en aumento de precio en los EE.UU. entre 29 y 40 centavos por galón. Esto impactaría a los consumidores, tanto en las gasolineras como en el trasporte de alimentos. Todo junto, llevaría a una familia americana a gastar un promedio de unos 300 dólares más por año en gastos adicionales. Si lo comparamos con el incremento atribuible al etanol de unos 60 a 80 dólares, sería más rentable para el consumidor medio apoyar los biocombustibles que oponerse a ellos (Fuente: Federal Reserve Bank).

Por último, los críticos sostienen que - y en particular el maíz para etanol  es malo para el medio ambiente y requiere más energía para obtenerlos que la que puedan generar. Una vez más, estas afirmaciones son falsas, y a pesar de la falta de cobertura de los hechos por la prensa popular, las reclamaciones por el contrario han sido apoyadas por algunos de los principales expertos de la nación.

Considerando lo siguiente:

  • Un estudio de 2008 realizado por el Laboratorio Nacional de Argonne encontró que la producción de etanol a partir de 2001 ha reducido el consumo de agua en un 27 por ciento, la reducción del uso de electricidad en 16 por ciento y redujo el uso total de energía en un 22 por ciento.
  • En 2005, otro estudio del Laboratorio Nacional de Argonne afirmó que el etanol tiene un balance positivo de energía neta, necesitando tan solo un 0,7 de una unidad de energía fósil para fabricar una unidad de etanol. En comparación, se necesitan 1,23 unidades de energía fósil para fabricar una unidad de gasolina.
  • Además, el Departamento de Energía de los EE.UU. estima que el etanol de maíz produce aproximadamente el 20 por ciento menos de emisiones de gases de efecto invernadero sobre la base del ciclo de vida. Y el etanol mezclado con gasolina emiten menos emisiones también. Y, a diferencia del petróleo, el etanol no perjudica a las aguas subterráneas.

Culpar a los biocombustibles por el aumento de precios de los alimentos y la escasez mundial de alimentos, mientras se afirmaba que son malos para el medio ambiente es fácil. Lo difícil es dar con las ideas que proporcionan tanto las soluciones a largo plazo a la creciente demanda de alimentos, piensos y combustibles. En Monsanto, sabemos que la innovación en la agricultura es la producción de más alimentos que antes en la misma superficie. Al aumentar la productividad de la agricultura, nos movemos por el camino de cumplir todas las necesidades de un mundo creciente.

Sabemos que los agricultores, ayudados con las nuevas tecnologías y prácticas agrícolas, pueden crear suficiente grano para alimentación, piensos y combustible.

Artículos de prensa relacionados:

Campaña de Publicidad “Multi Million $” de Grocery Manufacturers Hammer Biofuels, 21 de Mayo de 2008, GroceryRetailOnline.

EE.UU. comienza a romper la adicción al petróleo extranjero ", 19 de Mayo de 2008, Financial Times.

NCGA: Coste de los alimentos no relacionados con el etanol, 16 de Mayo 2008, Exchange The Farmer's.

Biocombustibles y alimentación: un grano de verdad, 15 de Mayo de 2008, McClatchy-Tribune Information Services.

¿Está siendo juzgado el etanol injustamente?, 13 de Mayo de 2008, Business Week.

El etanol como causa de la Crisis Alimentaria 'Flat-Out Wrong', 12 de Mayo de 2008, Washington Times.

Un panorama claro sobre los biocarburantes, 22 de Abril de 2008, Leading Ideas Online - Booz & Company.

Páginas web relacionadas:

USDA

Asociación Nacional de Productores de Maíz

Procesador Preferente de Monsanto de maíz de alta fermentación