El juicio sobre la Alfalfa Roundup Ready

La Alfalfa Roundup Ready pasó el examen del Consejo Regulador de Alimentos y Fármacos (Food and Drug Administration, FDA), fue aprobada por el Departamento de Agricultura de los EE.UU. (USDA) y se comercializó en 2005. Sin embargo, se presentó una demanda federal a principios de 2006 por el Centro para la Seguridad Alimentaria en los EE.UU. (Center for Food Safety) al Tribunal del Distrito Norte de California, citando la incapacidad del USDA de preparar una declaración de impacto ambiental (Environmental Impact Statement, EIS).

En mayo de 2007, el Juez Charles R. Breyer vetó la venta y siembra de la alfalfa Roundup Ready a la espera de la terminación del EIS por el Servicio de Inspección Sanitaria de Animales y Plantas (Animal and Plant Health Inspection Service, APHIS) del USDA.

En agosto de 2007, el USDA, la empresa Forage Genetics International, Monsanto y varios cultivadores de alfalfa Roundup Ready presentaron un recurso de apelación en el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito. La apelación fue vista ante un comité de tres jueces en junio de 2008. El abogado general del USDA argumentó que el requerimiento judicial no debería haber sido ordenado sin una audiencia de pruebas, y que ello supuso restricciones y costes innecesarios para los agricultores de semillas y heno de alfalfa.

El 2 de septiembre de 2008, el Noveno Circuito falló 2 a 1 en contra del recurso y la orden continuará en vigor.

En un severo disentimiento, el Juez N. Randy Smith escribió que el hecho de no celebrar una audiencia de pruebas fue un error ya que  "habría eliminado un importante paso del procedimiento, sin una justificación real." Smith también reconoció que el requerimiento judicial nacional tuvo graves repercusiones financieras para los agricultores y distribuidores de alfalfa Roundup Ready que planificaron basándose en la disponibilidad del producto.

Monsanto Company y Forage Genetics International están considerando sus opciones legales después de la resolución del martes.

Esta resolución no sentó un precedente para otros cultivos biotecnológicos, ya que cada caso es revisado en base a hechos individuales. Lo que es más importante, el fallo afirmó, en efecto, la seguridad de la alfalfa Roundup Ready.

"Esta resolución es decepcionante, tanto para nuestra empresa como para los numerosos productores de alfalfa que deseen utilizar esta tecnología" declaró Rob Nixon, Delegado de Monsanto para alfalfa. "Sin embargo, nos sentimos alentados por la opinión discrepante ya que creemos que establece un sólido argumento a favor de posibles solicitudes de revisión judicial en un futuro. Queremos hacer que la alfalfa Roundup Ready esté disponible lo antes posible para miles de nuestros clientes que quieren este producto."

"El requerimiento se ordenó a causa de un procedimiento reglamentario independiente del USDA, y creemos que se hizo sin una revisión completa de las pruebas disponibles" declaró Kyle McClain, Abogado de Monsanto. "También creemos que el requerimiento se ordenó sin una evaluación completa de las pruebas científicas. Una revisión más exhaustiva hubiera proporcionado al órgano jurisdiccional la información necesaria para proporcionar una solución ajustada, como la que APHIS recomendó al tribunal".

Según Nixon, la decisión del tribunal, basada en la realización de un EIS, no afecta el calendario del lanzamiento de la alfalfa Roundup Ready. Aunque ya está programado, el APHIS no ha fijado fecha oficialmente para la realización del EIS.

La orden judicial no afecta a los agricultores que ya han plantado alfalfa Roundup Ready. Basados en información del USDA, 5.485 productores en 48 estados han plantado más de 106.432 hectáreas de alfalfa Roundup Ready. Estos agricultores siguen las directrices del USDA en cuanto a gestión en la venta de heno, ya que éste es un producto regulado.