¿Cómo establece Monsanto el precio de las semillas?

Cuando se trata de semillas, los precios que fija Monsanto se basan en el valor que ofrecen nuestros productos en comparación con otras semillas disponibles. Fijamos los precios de nuestras semillas año a año con el propósito de que los agricultores obtengan mayores ganancias al utilizar nuestros productos que las que obtendrían si hicieran uso de las semillas de alguno de nuestros competidores. Esto significa que nuestras marcas de semillas y de biotecnología tienen que ofrecer un mayor rendimiento por el dinero invertido que las demás marcas de semillas, ya sean semillas convencionales o semillas biotecnológicas.

El éxito de nuestro negocio depende de nuestra capacidad para ofrecer consistentemente a los agricultores las mejores semillas disponibles, semillas de elevada producción que proporcionen a los agricultores las soluciones agronómicas para hacer frente a los retos que se les presentan. Hemos tenido éxito. Nuestras semillas han ayudado a que los agricultores lleven al máximo sus ganancias y su productividad. Nuestro éxito también ha dado a Monsanto la oportunidad de volver a invertir en descubrimientos de nuevos productos, así como ofrecer ganancias a nuestros accionistas, quienes arriesgan su dinero para invertir en nuestro negocio.

Al determinar el valor que ofrecen nuestras semillas, consideramos los beneficios tangibles e intangibles que ofrece el producto en comparación con las opciones de la competencia. Los factores tangibles incluyen el dinero que los agricultores ahorran en los insumos, es decir, nuestros productos reducen la necesidad de químicos, mano de obra, equipo, combustible, etc. Todo esto sumado a los ingresos adicionales provenientes de aumentos en la producción. Los factores intangibles incluyen la conveniencia, reducción del riesgo financiero y la menor exposición a las sustancias químicas. En algunos cultivos, estos beneficios difieren de región a región y justificamos esto a través de la fijación de nuestros precios de acuerdo con la región. Gran parte de la información que usamos para cuantificar los beneficios proviene de las pruebas de campo anuales realizadas en cooperación con nuestros clientes en sus terrenos agrícolas. Los análisis de esta información ayudan a que fijemos los precios de los productos de tal forma que ofrezcan un mayor valor a los agricultores que los productos de la competencia.

Cada vez más, nuestros nuevos productos están ofreciendo más valor en forma de producción. Determinar este valor tangible incluye una evaluación del precio del mercado para el aumento de producción. Aun cuando las decisiones sobre precios se presentan en un punto del año, los precios de las materias primas fluctúan diariamente. Para enfrentar esto, utilizamos un promedio de precios actualizado periódicamente en el Consejo de Comercio de Chicago para el maíz y la soya, y en la Bolsa de Valores de Nueva York para el algodón. El promedio de actualización continua contempla una medida de largo plazo para el cambio, como los precios reales de las materias primas desde el año más reciente y de este año y los precios estimados de las materias primas para el año siguiente, promediando el precio a lo largo de ese periodo de 36 meses.

Con las tecnologías de primera generación como las sojas Roundup Ready, la fijación de los precios se basa en las ventajas de estos productos por encima de las sojas que no son biotecnológicas. En tanto llega la siguiente generación de tecnología Roundup Ready, la Roundup Ready2Yield, se fijarán los precios en base en la ventaja que estas sojas tienen por encima de la primera generación de sojas Roundup Ready, un beneficio muy tangible en aumento de la producción.

Los agricultores son personas de negocios inteligentes. Sabemos que tienen que hacer una elección cuando se trata de semillas, de tecnologías de rasgos y de los sistemas de herbicidas que ellos utilizan y tienen que hacer una elección cada temporada. Es esta la razón, como negocio que somos, por la que nos enorgullecemos de nuestros productos que ofrecen el mayor valor y por ser transparentes en la forma en que fijamos sus precios. Consideramos que esta transparencia es de importancia decisiva para ayudar a que los agricultores comprendan lo que están obteniendo por la inversión que realizan y cuáles son los productos que les darán las mayores ganancias. Nuestra filosofía de fijación de precios es un componente clave de nuestro compromiso para servir al mejor de los intereses de nuestros clientes agricultores. Si los agricultores no tienen éxito, Monsanto no tiene éxito.

En pocas palabras

Situación...
Monsanto fija cada año el precio de sus semillas convencionales y biotecnológicas en función de los beneficios tangibles e intangibles que ofrecen los productos en comparación con las opciones de la competencia.

Conclusión...
Los agricultores deciden cada temporada que tipo de semilla es más conveniente para su siembra. Muchos de ellos eligen las semillas de Monsanto por sus beneficios, esto permite la reinversión para nuevos desarrollos.