Maíz

DEKALB® focaliza el desarrollo genético de sus híbridos en cuatro pilares fundamentales:

Rendimiento
Los híbridos DEKALB poseen el máximo potencial de rinde del mercado, probado tanto a través de nuestra red de ensayos (ECHOS, Strip Tests, Desafíos) como de ensayos realizados por organismos independientes (INTA, CREA, etc.)

Estabilidad
A través de 50 años de mejoramiento local adaptando germoplasma del mundo a nuestras geografías, los híbridos DEKALB muestran la mayor estabilidad de rendimiento, viéndose menos afectados por los factores de estrés que otros híbridos. Esta característica es lograda a través de la selección de germoplasmas tolerantes a enfermedades y condiciones ambientales, que le dan a la planta energía adicional para proteger el rendimiento en condiciones adversas.

Calidad de la semilla DEKALB
Nuestra semilla es producida bajo los más altos estándares de calidad internacionales, y bajo estrictos controles internos, que permiten garantizar el más alto poder germinativo del mercado.

Mal de Río IV
DEKALB se caracteriza por la alta tolerancia al Mal de Río IV, presente en todos los híbridos del mercado. Esta alta tolerancia resulta un diferencial fuerte, dado que en la actualidad, no existen híbridos de la competencia que posean niveles de tolerancia cercanos a los de DEKALB.