Monsanto denuncia que bloqueo a la construcción de su planta avasalla, vulnera y viola el derecho a trabajar

30/09/2013

Córdoba, 30 de septiembre de 2013.- Luego de más de 13 días de bloqueo a su planta procesadora de semillas de maíz en construcción en la localidad cordobesa de Malvinas Argentinas, Monsanto denuncia que:

Activistas políticos ajenos a la localidad de Malvinas Argentinas realizan un violento y continuo bloqueo a su planta en construcción, impidiendo el trabajo de 200 trabajadores comprometidos con la obra.

Monsanto cumple con todos los requerimientos legales para la construcción de dicha planta. En enero de este año obtuvo el permiso de obra correspondiente por Ordenanza N° 821/13 por parte del Concejo Deliberante del Municipio de Malvinas Argentinas que descansa sobre la actuación de los organismos públicos idóneos para llevar adelante la defensa del ambiente y de los recursos hídricos de la Provincia. Posteriormente en abril de este año, el Tribunal Superior de Justicia de la provincia de Córdoba desestimó una petición de medida cautelar y por lo tanto autorizó la continuación de la obra. Monsanto ha presentado ya el Estudio de Impacto Ambiental, que es necesario para operar la planta y que está en proceso de análisis por parte de las autoridades provinciales.

Este bloqueo atenta contra una oportunidad concreta de crecimiento, trabajo y desarrollo para la comunidad de Malvinas Argentinas, dado que pone en riesgo la construcción de esta planta procesadora y acondicionadora de semillas de maíz, ignorando que en la Argentina existen más de 42 plantas de este tipo y que Monsanto cuenta con una planta similar en Rojas, Provincia de Buenos Aires, donde opera desde hace más de 16 años en excelentes condiciones, sin riesgo ni antecedente alguno de contaminación.

El bloqueo iniciado el 18 de septiembre pasado impide garantizar las condiciones necesarias para continuar con el plan de obra previsto y genera posibles riesgos sanitarios. Por tal motivo, la construcción de la planta Malvinas Argentinas peligra debido a la acción inescrupulosa de este grupo que sólo busca difamar y generar temores infundados y desmedidos acerca de la compañía y el valor del proyecto para la comunidad de Malvinas Argentinas.

Monsanto está abierta al diálogo y en línea con esto la compañía ha invitado en numerosas oportunidades a los asambleístas que se oponen al proyecto a dialogar y a visitar su planta acondicionadora de semillas ubicada en Rojas, Provincia de Buenos Aires. Sin embargo, no han accedido hasta el momento ni al diálogo ni a realizar esta visita. Por el contrario, más de 300 personas de Malvinas han visitado dicha planta, donde pudieron conocer las dimensiones del proyecto y clarificar toda consulta acerca de este emprendimiento.

Monsanto respeta el derecho de manifestar diversos puntos de vista de manera pacífica. Sin embargo, repudia el impedimento al libre acceso a su planta, mantenido por más de 13 días de manera intransigente e infundada por quienes hoy mantienen bloqueados los accesos al predio, desoyendo todos los intentos de negociación, violando los derechos tanto de 200 trabajadores como de la empresa y afectando la seguridad de personas e instalaciones.

A 9 meses de haber iniciado la construcción, Monsanto confía en la inmediata restauración de sus derechos para reanudar el plan de obra de este proyecto que sin dudas significará un importante aporte al desarrollo social y productivo de las comunidades de Malvinas Argentinas y de la provincia de Córdoba.