La unión europea aprobó la soja roundup ready 2 yield™ de Monsanto para su importación

15/01/2009

Además, la compañía acaba de renovar su asociación con la Corporación Brasilera de Investigación Agrícola (EMBRAPA) y asignó R$ 7,8 millones para investigación por tercer año consecutivo.

ST. LOUIS, Enero de 2009. Monsanto Company anunció que ha recibido aprobación de la Unión Europea para la importación de soja Roundup Ready 2 Yield™. La inminente comercialización de una de las más esperadas tecnologías estadounidenses para la producción de soja marca un hito histórico. La aprobación se basó en el dictamen científico positivo de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria emitido en julio declarando que la soja Roundup Ready 2 Yield es segura para su importación como alimento humano y animal.

“La aprobación de la Unión Europea demuestra la creciente aceptación de la soja Roundup Ready 2 Yield en todo el mundo,” según palabras de Brett Begemann, Vicepresidente Ejecutivo de Monsanto de negocios comerciales a nivel mundial. “La Soja Roundup Ready 2 Yield es estratégica para cumplir con nuestro objetivo de duplicar el rendimiento en el año 2030. Este evento es importante no sólo por su control de malezas y beneficios de rendimiento, sino que también sirve como plataforma para futuras tecnologías de soja que brindarán valor adicional a los agricultores”.

La soja Roundup Ready 2 Yield es la última generación de la popular tecnología Roundup Ready® que los productores utilizaron en soja desde 1996. Este producto ofrece el mismo y efectivo control de malezas, simplicidad y flexibilidad del sistema Roundup Ready y aumenta significativamente el potencial de rendimiento de la soja. Será introducida en 1 millón - 2 millones de acres (en 400 a 800 mil hectáreas) en EE.UU. para la temporada de 2009 como parte de un lanzamiento comercial controlado, seguido por un lanzamiento de producto a larga escala de 5 millones - 6 millones de acres (de 2 a 2,5 millones de hectáreas) en EE.UU. programado para el año 2010.

Por su parte, Monsanto acaba de renovar su asociación con EMBRAPA, asignándole R$ 7,8 millones, destinados al fondo de investigación de la entidad por tercer año consecutivo. De esta forma, más de diez nuevos proyectos destinados al crecimiento de la agricultura brasilera, tales como el desarrollo de alimentos con mayor contenido de hierro y vitaminas, y la lucha contra una de las principales enfermedades del cultivo de cítricos, se beneficiarán con la renovación por tercer año consecutivo de la asociación entre Monsanto y la Corporación Brasilera de Investigación Agrícola (Embrapa), asociada al Ministerio de Agricultura, Ganadería y Suministro.

El Director Ejecutivo Global de Monsanto, Hugh Grant, destacó que esta asociación preparará el terreno para otras tecnologías que sirvan como soporte a la productividad agrícola. La asociación también apoya proyectos para una agricultura más sustentable. Este año Monsanto anunció el compromiso de duplicar el rendimiento de sus principales cultivos de manera sustentable, utilizando menos recursos naturales, como agua y energía, mientras que contribuye a mejorar la vida de los agricultores.

Acerca de Monsanto Argentina

Monsanto, líder en mundial en biotecnología posee más de 320 establecimientos en todo el mundo y emplea a 19.000 personas a nivel mundial. Con más de 50 años en el país, la compañía reafirma el compromiso con el presente y futuro desarrollo del sector agropecuario de la Argentina, mediante la constante innovación en tecnologías, provisión de productos y servicios altamente diferenciales satisfaciendo las necesidades del productor agropecuario en todo el país. Monsanto Argentina, emplea a más de 6500 familias argentinas.

Acerca de Monsanto Brasil

Hace más de 60 años que Monsanto está establecida en Brasil. Una empresa pionera en el desarrollo de productos de tecnología de punta – herbicidas y semillas convencionales y transgénicas -, la compañía busca soluciones que permitan a los agricultores producir más y a utilizar menos recursos. Para lograr este propósito, la compañía invierte todos los años U$S 800 millones en la investigación y el desarrollo de nuevos productos y su intención es duplicar el rendimiento de las semillas de maíz, soja y algodón en 2030, desarrollar semillas que reduzcan en un 1/3 la cantidad de recursos utilizados por cada unidad producida y compartir su habilidad con los agricultores para que tengan más acceso a las tecnologías agrícolas modernas, especialmente en países pobres y en desarrollo.

Considerada nueve veces consecutivas como una de las mejores compañías para trabajar en Brasil, según listas publicadas por las revistas Exame/ Voce S.A y la revista Epoca, la empresa emplea en la actualidad a más de dos mil personas. La Compañía tuvo ganancias de R$ 2,7 millones en 2007 produciendo y comercializando los herbicidas Roundup, semillas convencionales (Monsoy) y semillas genéticamente modificadas (Roundup Ready®), semillas convencionales de maíz y sorgo (Agroceres, Dekalb y Agroeste), semillas de algodón y también vegetales (Seminis). En noviembre, Monsanto entró en el mercado de la caña de azúcar con la adquisición de Canavialis / Allelyx, del grupo Votorantim Novos Negócios. Todos los años, la compañía asigna más de R$ 3 millones a proyectos sociales y ambientales en todo Brasil.